La Pelota de Futbol

Veinticinco siglos antes de nuestra era, en la antigua y milenaria China se practicaba un juego violento que servia para el eficaz entrenamiento de las tropas. Esto consistía en impulsar una pelota de cuero crudo, relleno de crines hasta la meta rival para conseguir el éxito. Con el tiempo esto se convirtió en un espectáculo.

A lo largo de toda la historia la pelota fue cambiando su estructura. Los griegos inventaron una que consistía en una vejiga de cerdo que se inflaba con aire por medio de un largo tubo.

En el siglo VIII, la pelota tomo una forma similar a la que hoy conocemos. Era un balon inflado recubierto de pellejo cosido y ajustado.

En todas las culturas, todos los continentes y todos los tiempos, la pelota estuvo relacionada con las expresiones ludicas. Pero solo a mediados del siglo XIX su cierre se hizo hermetico para contener el aire en el interior. Esta precaria pelota era inflada a pulmon, su forma era eliptica y se utilizaba tanto para el rugby como para el futbol. En 1870, con la industrializacion, surgió la esfera de goma que sustituyo a la vejiga de chancho. Hubo que esperar una década para que un artesano de Yorkshire, Inglaterra, creara la pelota de cuero dividida en gajos, cosida a mano y con el famoso tiento, por el cual se inflaba.

En Belle Ville, Cordoba, Argentina, en 1931, Luis Polo, Antonio Tosolini y Juan Valbonesi idearon la pelota de futbol sin tiento: el secreto consistía en una camara dotada de una valvula que impedía el escape de aire une vez inflada mediante un pico. El 9 de septiembre de 1936 se utilizo por primera vez en un partido de la AFA. Se llamo la Superball.

Por aquellos años en Europa solo se estaba preparando la pelota de plástico. El 26 de enero de 1953 la comision de referees de la FIFA resolvió realizar ensayos con un balon de material de plastico.

Con el tiempo y a pesar de todas las modificaciones, la pelota argentina, fue la que supo perdurar en el Futbol.

Imprimir